«

»

Feb 14

HAWKINS, Paula: LA CHICA DEL TREN

la-chica-del-tren-paula-hawkins-1279135_lHAWKINS, Paula: LA CHICA DEL TREN

Trad. de Aleix Montoto, Barcelona, Planeta, 2015

     Rachel, treintañera, atraviesa una crisis personal. Su vida es una serie de catastróficas desdichas. Está en paro y se ha tenido que mudar a las afueras de Londres con una amiga. Bebe demasiado y ha “olvidado” decirle a su compañera de piso que la han despedido.      Para sustentar la mentira coge el tren de las 8.04 todas las mañanas al centro de Londres. Desde su asiento, en una de las paradas, observa la casa de su ex, Tom y vislumbra su nueva vida: acaba de tener un hijo con su chica, Anna. Cada mañana lo mismo: el mismo paisaje, las mismas casas… y la misma parada en la señal roja.
De paso, como la perfecta obsesiva que es, se fija en una pareja que vive cerca de la estación, a los que les da los supuestos nombres de Jess (Megan) y Jason (Scott) . Comienza a fantasear con ellos y, un par de capítulos después, a indagar compulsivamente en su intimidad. Pero un día ve algo. Sucede muy deprisa, pero es suficiente. ¿Y si Jess y Jason no son tan felices como ella cree? ¿Y si nada es lo que parece? ¿Y si alguien se está introduciendo subrepticiamente en sus vidas? Se entera casualmente de que la mujer de sus fantasías, Jess (Megan), desaparece. A partir de ahí, Rachel comienza por su cuenta una investigación para descubrir su paradero, enfrentánsose a su pasado: su antiguo amante (Tom), el marido de la desaparecida (Scott), Anna, la que la ha sustituido con su ex (Tom)…
Pero su alcoholismo hace que nadie la crea: tiene muchas lagunas, aunque es consciente de que vio algo la noche de la desaparición de la chica, que lucha por recordar.
La novela está narrada en primera persona por las impresiones de las tres chicas de la historia, en capítulos cortos a modo de diario que reflejan los pensamientos y sensaciones de ellas, aunque el protagonismo se lo lleva la principal, Rachel, la chica del tren. Sin embargo, la estructura de los mismos no creo que sea la adecuada, pues casi que Megan describe su propia muerte… ¿Cómo puede ser?
Por lo demás, el final es casi previsible y se ve venir desde muy lejos.
Novela, aunque sea best seller, propia para aquellos que quieran pasar un rato, no digo entretenido, porque la novela es aburrida a más no poder y hay poca literatura en ella. Las tres protagonistas son neuróticas en algún sentido: Rachel, alcohólica; Anna, monomaníaca (su hija, Evie, es su única obsesión); Megan. ¡yo qué sé!      ¿Asesina, ninfómana, errática, bipolar?…

Personajes:
· Rachel Watson, es una mujer deprimida. El divorcio de su exmarido le ha condenado al alcoholismo. Ha perdido su trabajo también por culpa del mismo. Su vida es pura rutina: alcohol, alcohol y más alcohol. Y el tren como objeto de delirio. Convive con Cathy, quien le tiene alquilado un cuarto e ignora que está en paro. Se niega a pasar página y a aceptar que su ex marido tiene una nueva familia.
· Scott (Jason, marido de Megan): moreno, fornido, parece fuerte, protector y amable. Tiene una gran sonrisa. Consultor informático autónomo. Lleva tres años casado con Megan.
· Megan Hipwell (Jess): pequeña como un pajarillo, muy guapa, de piel pálida y pelo rubio muy corto; prominentes pómulos salpicados de pecas y marcada mandíbula. En su anterior relación fue responsable de la muerte de su pequeña.

· Otros: policías: Don Acné, inspector Gaskill, sargento Riley (joven, alta, delgada, de pelo moreno y unos atractivos y marcados rasgos algo zorrunos; desconfía de Rachel por intuición femenina).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes utilizar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>